Fuente: Vogue

Ya os he dicho antes que crecí siendo bailarina, destrozándome los pies con las puntas, viendo una y otra vez “Las zapatillas rojas” y arrastrando a mi madre a ver el Ballet Ruso cada vez que se dejaba caer por Madrid.

Yo creo que una bailarina lo es siempre, y sino que se lo digan a mis pobres pies destrozado.  Por eso cuando me he encontrado con la colaboración que ha hecho Valentino con el Ballet de Nueva York solo tenía ganas de compartirlo con vosotros. Porque os guste o no el ballet, estoy segura de que un tutú no pasa desapercibido para nadie.
Besitos
Erika

**FOLLOW ME**

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies