La chica de la que os hablo empezó la noche visitiéndose en casa, como lo hacemos todas, frente al espejo, contenta porque POR FIN había encontrado sus Zapatos. Y es que esta chica suele tener problemas, usa un 41 y la verdad, no es fácil. Asi que  se miró al espejo y dijo esta noche, es mi noche.
Amigas, sitios bonitos, copas ricas y baile mucho baile. Y es que subida a unos Zapatos así, la vida se veía de otro color, y sobre todo desde otra perspectiva.
Y entonces apareció. Ella, sentada con sus amigas en una de las terrazas de moda de Madrid y El, con su reluciente moto, su sonrisa descarada y esa mirada que a ella le hacía perder la cabeza. Y ya nada importaba, solo pensaba en volar sobre las calles de Madrid.
Y asi fue como en un despiste, disfrutando de la velocidad y viendo Madrid como solo se desde una moto el Zapato desapareció. Se deslizó de su pié. No se dio cuenta y ahora lo busca desesperada por la ciudad.

¿Puedes ayudarla?
Consigue tu también tus zapatos con zapatos.org

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies