Tras un injustificado parón en el blog presento mis disculpas y vengo con fuerzas renovadas después de un par de viajecitos.  Y lo que queda…y es que la semana que viene me marcho para la feria de Abril! Y que ganas tenía de pasarme unos días bailando sevillanas, bebiendo fino y comiendo jamoncito. Paraíso? Cerquita, seguro.
Y como he estado inmersa en la preparación de mis trajes me apetecía compartir un poquito de moda flamenca con todos vosotros. El flamenco representa algo muy especial para mí, y es que empecé a bailar desde muy pequeñita, y cuando lo oigo me sube la sangre y el cuerpo se mueve solo. 
El pasado mes de febrero se celebró SIMOF donde se presentaron las tendencias y lo que se dejará ver en los próximos meses no solo en la Feria de Sevilla, sino también en la de Jerez (la siguiente semana), el Rocío que le seguirá el paso o la feria de Málaga.

Me gustan mucho las propuestas de Arte y Compás porque siguiendo la línea clásica de la moda flamenca introduce colores y estampados mezclados y que dan al traje un giño original y realmente divertido.

 
Una de las tendencias más innovadoras y enfocadas a las más atrevidas es el vestido corto, y siendo este año la feria en Mayo es una opción que no hay que descartar muy rápido, ya que entre sevillanas y rebujitos, al final el traje da muchísimo calor. Las propuestas de Cañavete me parecen de las más elegantes.

 
Y Pepa Castro sube aún más la falda hasta dejarla encima de la rodilla, una opción realmente acertada para las más jovencitas o para las que por primera vez se visten de flamenca y no terminan de atreverse a dar el salto al vestido largo.

Una de las diseñadoras que más me ha gustado es Aurora Gaviño y su propuesta de la mujer flamenca con reminiscencias gitanas. Unos vestidos extremadamente favorecedores, coloridos, elegantes y llenos de luz. 
La colección de Vicky Martín Berrocal fue una de las más sorprendentes, ya que no se queda solo con los clásicos trajes de flamenca sino que introduce texturas como el cuero o propone finos vestidos de gasa que casi pueden mezclarse con las tardes de veranos en la playa.
Si lo que queremos es quedarnos con el traje clásico, tenemos los diseños de Loli Vera, que trabaja vestidos sencillos pero no deja de renovarse cada año en función de las demandas de un público cada vez más fiel y propone una colección muy cercana a la calle, fresca y con mucho estilo.

 

Pero la mujer flamenca no se queda solo en los vestidos, y es que hay otras opciones que no tienen que pasar necesariamente por los volantes y los tacones. Y es que vestirse de corto y de amazona está cada vez más de moda, ya que no se pierde elegancia y se gana en comodidad. Y de nuevo Molina trabaja muy bien este tipo de propuestas. 
Y no podemos finalizar sin pasar por el complemento que toda mujer sevillana tiene que lucir en la feria: El Mantón de Manila. Ángeles Espinar es una artista con esta prenda y no lo deja solo en el complemento, sino que lo convierte incluso en un vestido. Todo un arte. 

Y yo ya tengo tengo casi preparados mis trajes. Me encantaría ponerme un vestizado, pero creo que es un privilegio reservado a las sevillanas, o ampliando, a las andaluzas, porque solo ellas lo lucen como nadie. Yo llevaré vestidos monos, con buenos complementps flamencos! Os lo contaré todo a la vuelta.
Besitos
Erika

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies