Puede que estéis pensando en comprar una cámara reflex nueva para Navidad, puede que sea la primera vez que os metáis en el mundo de la fotografía digital, o tal vez ya tenéis una pero queréis otra mejor. Puede que os apetezca que os hable un poco de la nueva cámara Olympus Pen. Hace un par de semanas nos reunimos un grupo de bloggeras para aprender trucos sobre fotografía reflex, el problema fundamental es que nos acostumbramos a utilizar las cámaras en modo automático y desaprovechamos las funciones de éstas cámaras tan caras. Porque amigas, para eso no invertimos en una réflex. Así que consejo número uno: si te compras una cámara nueva aprende a usarla. Que parece muy obvio, pero todas sabemos que el automático es una opción tan cómoda, como efectiva. Pero en el momento que te pone a jugar con las opciones te das cuenta de que el automático no es la decisión más acertada.
Lo mejor de las cámaras nuevas es que incorporan elementos como que son táctiles. Esto nos va muy bien porque nos hemos acostumbrado a utilizar pocas teclas y cuando no nos queda más remedio nos aburre. Otra cosa, los filtros. Lo que nos gusta una foto con filtros verdad!? Pues esta cámara Olympus además los trae incorporados y lo mejor de todo, no tenemos que esperar a llegar a casa para compartirlas, ya que viene con una función WIIFI y se pueden mandar las fotos desde la cámara hasta el móvil. Sin duda esto es lo que más nos gustó. Porque si llevas una cámara ligera, que hace fotos muy buenas que además se pueden editar directamente en la cámara y que además nos podemos mandar directamente al teléfono para compartirlas rápidamente en nuestras Redes Sociales, entonces estamos delante de nuestro cacharrito perfecto.
Para jugar con las cámaras pasamos la mañana comprando ropa vintage en el Lost and Found de Barcelona. Para quien no lo conozca es un mercadillo de segunda mando, tanto de ropa como de muebles, que se celebra cada poco tiempo en Barcelona. Tengo que reconocer algo, había ido muchas veces, pero nunca había comprado. Y no solo no había comprado, sino que no tenía ninguna prenda vintage. Ninguna. Pero siempre hay una primera vez. Pues si os fijáis en las fotos, la cazadora de piel con hombreras es vintage, no sé cuántos años tiene, pero la ubican en los ochenta, principalmente por esas hombreras tan pronunciadas. Os diré que me encanta. Que pasé una mañana estupenda dando vueltas por los puestos y encontrando mi prenda perfecta.
Con Ana de Addict Smile, fotografía de Humans of Barcelona
Besitos
Erika 

Follow on Bloglovin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies