cazadora de cuero vintage (1)

Damos la bienvenida a marzo con uno de los momentos que más me gustan, la transición entre el abrigo y la cazadora de cuero. Seguro que podéis recordar un día (de años pasados) en el que dices, hoy ya no me pongo abrigo, hoy ya toca cazadora. Y normalmente esa cazadora suele ser de cuero, aún es un tejido que proteje, pero ya no es el agobio del abrigo y la pereza de cargar con el.

Te pones tu chupa de cuero y te cambia el cuerpo, al menos en tu cabeza ya no es invierno profundo, aunque debajo aún tengas que ponerte un jersey gordito y bufanda, la sensación ya no es la mismo. Esto es mucho de cabeza eh, porque puede que el termómetro solo marque uno o dos grados más, pero queremos que se acabe el frío y la mejor forma de sentirnos más cerca de la primavera es a través de la ropa.

Marzo no solo es el mes en el que salen a la luz las cazadoras de cuero, también es el mes en el que los días se harán más largos. Dentro de un par de semanas las tardes durarán una hora más, los almendros empezarán a florecer y podremos empezar a llevar sneakers sin calcetines. Pequeños detalles que nos hacen felices.

La de hoy es una cazadora de cuero vintage.  Mi primerarísima prenda de segunda mano. Y os contaré cómo nos encontramos. Había ido a pasar el día al Lost and Found, el mercadillo vintage y de segunda mano que se celebra en la Estación de Francia de Barcelona. En este caso fue el pasado mes de diciembre. Fui más por curiosidad que por otra cosa, me gustan los mercadillos de segunda mano y me lanzo con los complementos, pero la ropa me da como cosilla. Esa sensación de: “¿quién lo habrá llevado antes?”, no me hace sentir del todo cómoda.

Pero paseando entre los stands la vi, ahí quietecita con sus hombreras sobresaliendo sobre todas las demás. Por curiosidad me la probé y de un primer vistazo me enamoré. Me trasladó rápidamente a los ochenta, a unos ochenta que yo soy demasiado pequeña para recordar pero que estoy harta (harta positivamente) de reproducir. Y aunque de los ochenta me quedaba con las sudaderas y las zapatillas de deporte, el paso de la chaqueta con hombreras parece que tenía que llegar. Y así fue como mi chupa de moderna y yo, nos convertimos en inseparable. Y lo seremos aún más durante el mes de las cazadoras de cuero.

cazadora de cuero vintage (3)

sombrero fedora burdeos

sneakers estampadas de bershka

 

 

cazadora de cuero vintage (2)

Fotografía Oriol Barón

 Besitos

Erika

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies