Un fin de semana rural en Girona

Un fin de semana rural en Girona

Llegado a este punto, es decir, a las primeras fases de noviembre, hay que empezar a asumir que los fines de semana de playa están a punto de terminarse. Que si, que en Barcelona podemos alargarlo bastante, pero es verdad que ahora el cuerpo empieza a pedir otro tipo de escapadas. Y el mensaje Casa Rural empieza a rondar en nuestras cabecitas viajeras.

IMG_9396

Voy a hablaros, y espero enamoraros, de un rinconcito en Girona donde estuve hace unas semanas. Es verdad que tuvimos uno de esos fines de semana de octubre que parecía julio, pero no os quedéis solo con las fotos de bikini e id un poquito más allá. Porque en Casa Ana Anamaría vais a encontrar un pequeño paraíso para el descanso.

 

Si tu plan perfecto es abrir la ventana y solamente ver campo, tumbarte en un sofá durante horas a leer, comer delicioso y no escuchar nada (pero nada de nada) cuando te despiertes, entonces este puede ser tu lugar.

Si dormir es un placer, amanecer es aún mejor cuando te sirven un delicioso desayuno en la mesa con zumo de naranja recién exprimido y croissants calentitos. Si no os apetece, no hace falta salir de allí en tres días, porque su restaurante es de diez. Una carta realmente amplia para las dimensiones de este pequeño retiro. Recomendable la paella del domingo. Aunque yo siempre comería paella los domingo, igual no soy la mas objetiva 😉

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lo bueno de Casa Anamaría y que también puede ser tu punto de anclaje para recorrer los pueblitos de lo alrededores. Nosotras bajamos uno de los días a Banyolas, que tiene uno de los lagos mas bonitos de Cataluña y un montón de restaurantes preciosos en la orilla para tomar un vinito al atardecer.

FullSizeRender (2) FullSizeRender (4)

Y antes de que se me olvide, y como ya os he dicho al principio, no os dejéis cegar por su piscina, porque también tiene un maravilloso SPA que podéis reservar (y privatizar) por unas horas.

IMG_9251 IMG_9261

Y os contaré un secreto, el precioso gatito que vas a encontrar en los alrededores se llama Motas, y es el habitante más antiguo de la casa. Pero el resto, mejor que os lo cuenten allí.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Besitos

Erika

Mi experiencia en una caravana vintage

Mi experiencia en una caravana vintage

3

Estoy en la recta final previa a mis vacaciones, dentro de 5 días estaré volando rumbo Asia, mi destino favorito desde que descubrí Tailandia el año pasado. Pero mientras esperaba para el super viaje del año (sin quitarle importancia a la India eh), os traigo un destino diferente: Mi experiencia en una caravana vintage.

Hace unos fines de semana estuve con mis amigas en el Camping Miramar, cerca de Tarragona, porque nos enamoramos del original lugar en el que dormiríamos: las caravanas vintage. ¡Y menuda experiencia! Un espacio pequeñito en el que desconectar con vistas al mar y con el privilegio de caer de la cama directas a la playa.

La verdad es que no nos movimos de allí en todo el fin de semana. Quién quiere coger el coche (ya estamos hartas del día a día), si caminando llegas a varios chiringuitos de la zona. Uno de los días pedimos paella y la comimos en el merendero de la caravana. Os aseguro que es un super plan si buscáis desconectar y sobre todo si el mar es un requisito de vuestro concepto de relax. Escuchar el mar para dormir es uno de los mayores placeres.

También os dejo alguno de mis imprescindibles de belleza de las últimas semanas. El ingrediente común es su tamaño reducido para que puedan estar conmigo en mis escapadas. Esto de ir de viaje con lo justo, se hace más complicado a medida que vas cumpliendo años. 😀

4

Nuxe: me encanta la linea Bio-Beauté para la limpieza facial. Con las cremas solares, el propio sol, la arena… no podemos olvidar lo importante es que limpiar nuestra cara al final del día. La sensación es tan refrescante que os encantará convertirlo en un ritual.

Los bikinis de Dolores Cortés porque soy fiel seguidora desde hace varios años. La verdad es que al final del verano están igual que al principio, la calidad es muy buena y sientan SUPER bien. Ya no salen de mi cesta de la playa. En la web hay un millón de opciones, seguro que encontráis vuestra prenda perfecta.

Beauty & Go: ya os he hablado de ellos por Instagram: belleza para llevar. ¿Os gusta el título? Porque entonces el producto os convencerá tanto como a mi. Ricas bebidas a base de frutas y verduras con alto contenido en macro-antioxidantes. Son realmente buenas para la piel. Yo llevo tomándolas un mes y os aseguro que se nota.

Mary Kay: ya sabéis que soy fiel a la marca y con el packaging de Sail de Moon para el cuerpo han terminado de robarme el corazón.

8

Bikini de Dolores Cortés

¿Que no falta en vuestra maleta?

Besitos

Erika

¿Te vienes a Coruña?

¿Te vienes a Coruña?

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Ahora que el calor se ha instalado en nuestras vidas y que amenaza en convertir éste en uno de los veranos más duros y largos, os propongo una de mis alternativas favoritas: A Coruña. El norte de España es el respiro, la tregua y el rincón en el que evadirse de las temidas altas temperaturas.

Para quien no conozca Coruña le diré que es una de mis ciudades favoritas porque reúne muchos de los requisitos de un destino vacacional o de escapada. El tiempo es muy bueno casi todo el año, ni frío ni calor. Sobre todo en verano cuando puedes disfrutar del sol por el día y dormir con mantita por la noche. Un deseado placer estival.

He estado muchas veces en los últimos años y la ultima, hace unas semanas, descubrí el que se va a convertir en uno de mis refugios favoritos: El Hotel Blue Coruña. Me encantó porque es un hotel nuevo, en el centro absoluto de la ciudad y a solo diez minutos caminando a la playa.

Si sus habitaciones luminosas me encantaron, me gustó más aun que tienen una zona en la que puedes beber y picar durante el día, relajarte entre salida y salida a explorar la ciudad y que está incluido en el precio de la habitación. ¿Convencidos?

Correr por el paseo marítimo al atardecer, merendar los deliciosas tartas de Maricastaña o deleitarse con las pequeñas tiendas que hay en la zona comercial son solo algunos de los planes de este pequeña gran ciudad. ¿Te vienes?

Besitos

Erika

Diario de India vol.II Alleppey y Munnar

Diario de India vol.II Alleppey y Munnar

Nos despedimos de Fort Kochin sabiendo que, de algún modo, volveríamos. No hacía falta decir adiós con mucha energía porque algo nos hacía ver que volveríamos por allí. Tarde o temprano.

allepey backwaters

Aquí empieza la segunda parte del viaje contratando un taxi para ir hasta Alleppey. Esta zona a una hora y media al sur de Fort Kochin es conocida por sus Backwaters, 900 kilometros de canales aguáticos.

El taxi nos costó unas 1700 rupias. Atención que siempre hablamos de un coche con aire acondicionado, si no te importa ir sin, el precio baja considerablemente (pero aviso, el calo es asfisiante). Teníamos que estar allí temprano porque cogíamos un barco (ketuvallam) a las 11 de la mañana para pasar 24 horas navegando. Y qué pena nos dio no haber salido mucho antes, porque pasamos por pequeños pueblitos en los que nos hubiera encantado parar. Si hacéis un recorrido similar, id con tiempo.

 

Nosotras habíamos reservado el barco por Internet, en este caso preferimos no jugar demasiado con el factor sorpresa e ir a lo seguro. Y os diré que la jugada nos salió bastante bien. El barco era solo para nosotras tres. El único problema es que solo había una habitación con cama doble y una tenía que dormir en un colchón en el suelo. Pero todo lo demás fue perfecto.

Navegar por los canales es como sumergirse en un mundo escondido. Tumbarse en la proa a disfrutar del silencio tomando una taza de té y simplemente observar la vida. La vida de pequeños pueblos a los que solo se llega en barco, casas en mitad de la nada, pescadores que se juntan en las orillas a comentar la jugada, grupos de hombres que cruzan una vaca que va literalmente hundida en el agua, de un lado a otro de la orilla. Con el barco solo accede a los canales grandes, si quieres una inmersión total tienes que contratar una pequeña barquita donde realmente vas entrar en contacto con la vida de los Backwaters. Y eso si que es otro mundo prácticamente indescriptible.

8

En el mismo agua donde hay una señora lavando el arroz, hay un hombre que se baña o un grupo de niños jugando. El repartidor de butano en su gran barcaza, el canto que llega de una mezquita cercana o simplemente pájaros y sonidos que nunca antes habíamos visto ni escuchazo. Simplemente excepcional.

Vestido de Vezavena

Pasar el día y la noche y todas las comidas incluidas sale a unos 40 euros por persona. Montar en las pequeñas embarcaciones no es más de 3 euros.

1

Ese día decidimos que nuestro siguiente destino serían las montañas de Munnar. Cuando desembarcamos negociamos con los taxistas de la zona unos 40 euros por un viaje de 6 horas. Pero necesitábamos parar en una playa que nos habían recomendado: Marari Beach.

Hay que confesar que el fuerte de esta zona de la india no son las playas, pero esta era especialmente bonita. Por supuesto, al ser temporada baja, no había nadie. Así que pudimos pasear por esa playa de arena blanca con los congrejitos persiguiéndonos. O persiguiéndoles nosotras a ellos más bien. Un baño, un zumo y vuelta al taxi para seguir nuestra ruta al norte.

El ascenso hasta las montañas es tan largo como maravilloso. Si tienes un buen conductor te irá explicando  y ofreciendo paradas. Nosotras paramos en una cascada y en un par de templos. También a ver unos monitos muy divertidos que estaban ansiosos de recibir la comida de los turistas.

9

En Munnar no habíamos reservado alojamiento y fuimos un poco a la aventura. Después de visitar un par de hoteles con muy poco éxito, nuestro conductor nos ofreció ir donde él había pasado si luna llena. Era un hostal muy sencillo regentado por la familia con unas vistas impresionantes a los campos de té. Y amanecer con el sol transformando ese verde en cobrizo desde la terraza, no tiene precio. Tan austero como espléndido.

En el viaje se nos fue prácticamente el día. Así que para la mañana siguiente organizamos un tuc-tuc para que nos llevara a conocer la zona. Campos de te, el gran lago (Munnar Lake, facilito eh),  Lo mejor es ir con calma, parar donde te apetezca y disfrutar de la calidez de su gente. Había mucho turismo interno en esa época y se quedaban alucinados con nosotras. Nos hicieron tantas fotos que debemos estar en el Facebook de medio Kerala Norte 🙂

Vestido de Surkana

En Munnar no hay mucho más que hacer, pasamos dos noches allí y la mañana del tercer día empezamos la vuelta. Y ¿dónde íbamos? ¡A Fort Kochin de nuevo! La verdad es que tanto la ida como la vuelta a las montañas es una paliza de horas y nos apetecía un día de relax y piscina en nuestro hotel favorito.

Total Look: Venca

¡Dentro de poco os cuento mas!

Besitos

Erika

 

Guia de Kerala vol.1: Fort Kochi

Guia de Kerala vol.1: Fort Kochi

Cuando sientes que un viaje te ha cambiado, poner las ideas en orden para entender cómo y por qué, no es sencillo. Empezaré por el principio, me voy a la India, que parece que es como ir a Castilla León, ¿por dónde es mejor empezar? Me recomendaron Kerala, uno de los estados más al sur, y sin dudarlo empecé a planificar mi ruta.

Me até la manta al cuello para jugar con la improvisación y solo reservamos dos noches de hotel, que la inercia y las buenas vibraciones fueran las guías de nuestro viaje. Con eso y un poquito de Internet lo solucionaríamos todo.

Os voy a decir que el mío no ha sido un viaje de mochilera, que quería conocer a la gente y las ciudades, pero para mi el descanso es imprescindible y no renuncio a una buena cama. Por suerte los precios son muy bajos y por realmente poco te alojas en hoteles espectaculares.

kort kochiAdemás, nos hemos movido siempre en taxis, no hemos cogidos autobuses ni trenes. Pero esto era sobre todo por la falta de tiempo. Las distancias son enormes y el transporte público casi duplica el tiempo al coche particular. Además, los taxis son realmente baratos. Voy a daros todos los detalles.

Desde Bombay, dónde llegaba nuestro vuelo inicial, cogimos enseguida otro avión a Kochi, el aeropuerto principal de Kerala donde un taxi nos llevó hasta Fort Kochi en poco más de una hora por unos 18 euros (1300 rupias).  Fort Kochin es un precioso pueblo de costa. Pero ojo, que no es una playa digamos “bañable”. Bien para ver una puesta de sol tomándote un coco; de bikini y pareo para tomar el sol, nada.

Pasamos la primera noche en Secret Garden, un pequeño Hotel Boutique a unos diez minutos caminando del centro. Es un pequeño paraíso para descansar y olvidarte del mundo, un plan perfecto para después de unas 20 horas de viaje. Nota, su desayuno es el mejor de todos los hoteles en los que hemos estado. Y el mosquitero de la cama, un must.

El primer día cogimos un tuk-tuk para recorrer la ciudad. Es la mejor de las opciones porque los conductores son super majos y les encanta hacer de guía turístico. A nosotras no ofreció pasar la mañana entera de tour por 100 rupias, que no llega a un euro y medio. Tuvo buena propina, evidentemente.

tuk tuk

En Forto Kochin hay una mezcla de religiones que viven en paz y armonía: católicos, musulmanes e hindúes, cada uno con sus respectivas iglesias y templos.  En los templos hindues siempre hay alguien dispuesto a explicarte cada una de las estancia y los nombres de sus dioses. Merece la pena tomárselo con calma.

Tened en cuenta dos cosas sobre vuestra ropa: mejor no llevar pantalones cortos, falda ni vestiditos que enseñen demasiado. Como blanca llamas mucho la atención, y unas buenas piernas no pasan desapercibidas. Una falda midi o un pantalón fresquito de lino siempre es mejor opción.

También visitamos la lavandería al aire libre es que espectacular, el mercado de las especias, el Deutch Palace y las ruidosas calles comerciales. Lo mejor de todo es siempre la gente, cariñosa, amable, atenta y con ganas de contarte y que les cuentes. He descubierto que los indios son muy románticos y se agolpan alrededor de la playa en familia o amigos para ver las preciosas puestas de sol.

Otra cosa muy importante, es super seguro. Nosotras siempre fuimos dos o tres chicas, y salvo la primera noche, que estábamos aclimatándonos, nunca tuvimos sensación de inseguridad. Paseamos solas de día y de noche, con cámaras, bolsos y móviles. Y todo es seguro y realmente tranquilo.

3

 

Las tardes en Fort Kochin hay que pasarlas, sin duda, frente a la playa, recorrer los puestos para comprar complementos o cositas para casa.¡ Yo me volví loca con los pendientes! Comer pescado fresco o fruta recién cortada y, por supuesto, ver la puesta de sol con mucha calma.

4

 

Nosotras queríamos hacerlo tomando una cerveza, ya nos veíamos con nuestras patatas Lays y una Estrella fresquita. Y  que sorpresa nos llevamos cuando descubrimos que encontrar una cerveza es casi tan difícil como una aguja en un pajar. De hecho, en Fort Kochin solo podéis conseguirla en un supermercado  de la Calle Princesa y en el restaurante XL. No se puede beber en la calle y fumar tampoco está bien visto. Tomad nota. Así que un coco natural y unas chips de Yuca fueron también un plan perfecto. Pero después fuimos a por nuestra cervecita al XL y nos sacamos el carnet socias 😉

Pantalón y Bolso de Surkana

La segunda noche nos trasladamos porque la familia crecía, pasábamos a ser tres y necesitábamos más espacio. Y aquí llegamos a uno de mis hoteles favoritos del viaje, Neemrsas Tower House. Lo mejor de este hotel es que parece que te cueles en el s.XVIII, en una casa colonial, donde no ha cambiado nada. Muebles antiguos, estancias enormes y tranquilidad absoluta. Además está justo frente al mar y su maravillosa piscina te sumerge en un oasis en las horas de más calor. Porque no os he dicho esto aún, pero el calor y la humedad son realmente fuertes. Pero nada que un bueno zumo de frutas no pueda solucionar, eh.

Con qué me quedo de Fort Kochin: sin duda con la gente, que como ya os he dicho es absolutamente encantadora, servicial y te pone todo muy fácil. Y no hablo solo de los comerciantes, que por supuesto se te rifan para que te sientes en su restaurante o compres en su tienda. Sino también la gente normal que está en la calle y encantada de pararse a hablar contigo, explicarte cosas de su ciudad y recomendarte cómo seguir la ruta. Pero el siguiente paso de esta precioso viaje ya os lo cuento otro día.

Besitos

Erika

Flores y volantes

Flores y volantes

vestido rojo

Ahora mismo estoy a punto de coger de nuevo mi maleta para volar muy lejos, una vez más. Esta vez con destino a La India. Aún no me lo creo, la verdad es que se que me marcho hace como dos meses y lo he dejado todo para el último momento. No puedo evitarlo, soy así. No os diré los nervios que he pasada con el visado para entrar al país, pero eso lo dejo para otro capítulo.

Hace dos días estaba navegando por internet por la noche, pasando de una web a otra cuando me encontré con el horóscopo para viajeros. Me hizo mucha gracia ser el cerdo que elige sus destinos en función de la comida. Me siento muy identificada, seguro que muchas también. Cuando elijo destino me encanta mirar con tiempo dónde tengo que ir a comer. Cuáles son los sitios de moda y, por supuesto, los más bonitos para hacer fotos.

Y aunque las fotos de hoy nada tienen que ver con lo que voy a vivir los próximos días, quería compartir este precioso vestido que llevé en Sevilla en mi último viaje. Ay mi Sevilla, cuánto me enamora a mi siempre.

Lo próximo que os contaré será qué he vivido en la India, espero que sigáis mi periplo por Instagram. 

DSCF3192 DSCF3189 DSCF3179 DSCF3158

Besitos

Erika

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies