Viajar con Airbnb

airbnb blog viajes blog moda barcelona viajar a alemania dusseldorf blog viajes barcelona viajar a dusseldorf cocktail bar blog moda barcelona alemania iglesia dusseldorf opel descapotable IMG_1622 desayuno madrid is fashion viajar con airbnbReconozco que era un poco escéptica a Viajar con Airbnb. Para quien no lo conozco esto significa alojarse en casa de personas en cualquier lugar del mundo. Amigos me habían hablado de su experiencia, pero no veía del todo claro ir a casa de alguien, me quedaba con la comodidad y la facilidad del hotel.

Pero esta Semana Santa me lancé a probar la experiencia, hay que hacer cosas nuevas, experimentar y, entonces, sacar conclusiones.

Hice la reserva a través de la web que te da dos opciones, habitación o casa entera. Yo no puse filtros, a ver qué me ofrecían en Bonn. Y así encontré la casa de Sarah, un pequeño apartamento en el centro de la ciudad.

Sara vivé ahí de lunes a viernes y el fin de semana la alquila a turistas que, como yo, quieren descubrir su ciudad. El apartamento era pequeñito pero con todo lo necesario: habitación y salón en una sola estancia, una pequeña cocina muy bien equipada y baño. Todas las cosas de Sarah están en la casa, eso hace que te sientas en la tuya propia. Es fotógrafa y pintora, así que todo está lleno de sus cacharritos. El ambiente es muy cálido.

Nos ofreció coger todo lo que necesitáramos de la cocina. Los días que estuvimos allí aprovechamos para cocinar en casa porque nuestro cuerpo pedía un poco de dieta saludable.

La conclusión es que voy a repetir seguro. Me ha encantado la experiencia Airbnb, dormimos cada noche por 50 euros (los dos), en un hotel hubiera sido el doble, podíamos cocinar, tener vino fresquito en la nevera y todo lo que tiene el estar en casa frente a un hotel.

Y siguiendo con la experiencia de nuestro viaje voy a hablaros de Dusseldorf. Cuando empecé a organizar la ruta mucha gente me dijo que a Dusseldorf no hacía falta ir, que era una ciudad empresarial que no aportaba mucho. Pues nada, no hacemos noche allí. Una tarde estábamos paseando con el coche por los alrededores de Bonn y en un ataque de pasión dijimos: “¿y si vamos a Bonn a merendar?” . Pues carretera y manta, y nunca mejor dicho lo de la mañana porque nos fuimos hasta Dusseldorf con el coche descapotado, 8 grados en la calle y la calefacción a tope.

Bien, para cuando vayáis a Alemania incluid si o si visitar Dusseldorf, no hagáis caso de la gente, hacedme caso a mí. Menudo ambientazo había en la ciudad. Mientras que Colonia y Bonn estaban en una especie de hibernación, en Dusseldorf estaba todo el mundo animadísimo. El ambientazo que había a la orilla del Rhin es inigualable (al menos en los alrededores). Un montón de bares llenos de gente, música y cervezas. Un bonito atardecer y a disfrutar de unos primeros rayos de sol que tienen ganas de calentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *