Vacaciones en Mallorca

vacaciones en mallorca

Hoy voy a hablaros un poco sobre mis últimas vacaciones en Mallorca. Algunos pensarán que llamar vacaciones a un fin de semana fuera es una visión muy optimista. Yo prefiero verlo así, y aunque solo sean dos días y mientras consiga hacer una desconexión total y disfrutar del tiempo libre, me quedo con el concepto de vacaciones.

Tuve la suerte de estar en uno de los mejores emplazamientos de la isla, el Hotel Nixe Palace que se encuentra sobre una preciosa playita con acceso directo a la misma. Desde que atraviesas sus puertas y caminas por el hall te das cuenta de que has llegado a un lugar único. El color turquesa del mar te da la bienvenida al otro lado de la baranda. Sentarse a escuchar el mar y a tomar en su terraza es uno de sus imprescindibles.

Como imprescindible también es dejarse querer en su acogedor SPA. Como veis no es muy grande, diría que su tamaño es perfecto, porque a mi esas piscinas enromes me dan ganas de hacerme largos entre los chorros y, sinceramente, no es el objetivo de una tarde de relax. Pues bien, un ratito en la sauna, otro en el hammam (con duchas frías entre medias) y un poco de agua disfrutando de las maravillosas vistas y para acabar recibiendo uno de los mejores masajes de mi vida. De los que llegan al punto justo entre el dolor y el placer, de esos que al día siguiente notas que ha habido un trabajo. Seguro que más de una sabe a qué me refiero. Y si no, es que tenéis que pasaros por allí para vivirlo en primera persona.

Un día perfecto tiene que acabar con una buena cena, copa previa en la terraza del hotel y fotito de rigor. Que no nos olvidemos que somos bloggeras y unas vistas nos pierden. Cenamos el Restaurante a Popa, que pertenece también al hotel y elegimos el menú degustación para probar un poquito de todo. Sin duda una de las mejores elecciones aunque casi tenemos que quedarnos a vivir en esas sillas, tanto porque nos enamoramos de esas vistas privilegiadas, como por haber comido por encima de nuestras posibilidades. Reconozco que a la hora de comer no se poner freno. Culpable.

Si aún estáis ultimando los preparativos de vuestro viaje, no dudéis incluirlo en la ruta.

Besitos

Erika

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *