Ordena tu armario si te sientes triste

turbante

 

Si hoy estás triste y además has entrado al blog hay dos cosas seguras:

Estas buscando una solución para encontrarte mejor

Te gusta la moda

Entonces creo que puedo ayudarte un poco, o al menos intentarlo. Aparte de bloggera y un par de cosillas más cosas soy psicóloga. Y no voy a decir todos los días, pero si muy a menudo ayudo a amigos (y cercanos) a sentirse mejor.

Hace un par de meses leí el libro La Magia del Orden y reconozco que me ha llegado muy profundo. Si no sabéis de qué os hablo os cuento que la autora, Marie Kondo, ha convertido el orden de casa en su mantra vital. “Ordeno, luego existo”, dice. Y explica que en la medida que tu casa esté ordenada también lo estará tu cabeza y tu vida.

Desde que me leí este libro lo he recomendado y regalado varias veces porque a mi me ha ayudado y me gusta pensar que a otros también les puede hacer lo mismo.

Una de las primeras cosas que hice cuando acabé fue ponerme a organizar mi ropa siguiendo su metodología y esto consiste en lo siguiente: sacar toda tu ropa del armario (TODA) y juntarla en un mismo espacio, un espacio grande donde puedas separarlas por categorías. A partir de ahí toca tomar decisiones, qué se queda y qué se va. Quédate con las prendas que usas incluso con las que no usas y tienes un cariño especial, pero toda esa cantidad de relleno puede desaparece. Además hay que despedirse de cada prenda, agradecerle el tiempo que habéis pasado juntas y el servicio que te ha hecho.

Lo bonito llega después, cuando vuelves a organizarlo todo, de nuevo, por categorías. Y está todo organizado y accesible. Si ya lo organizas por colores la satisfacción es aún mayor.

Pero os voy a decir qué me dio realmente mucha satisfacción. Saqué once bolsas de ropa para “reciclar”, es decir, ropa que a mi ya no me sirve pero que sí puede servirle a otros. Nunca recomiendo ponerla en los contenedores de ropa, he visto a mucha gente escarbando, cogiendo lo que les gusta y dejando tirando en el suelo lo demás. Yo opto por dos opciones: dornarlo a Cáritas o alguna otra organización, o dárselo a gente que lo necesita.

Yo llamé a mis vecinos del segundo, viven dos familias en el mismo piso y les pregunté si necesitaban ropa. Me dijeron que por supuesto. Y subieron a casa a llevárselo todo (ya me hicieron un favor, que yo vivo en un quinto sin ascensor) y su cara de alegría y el abrazo que me dieron me alegraron la tarde, la semana y el mes. Porque me encuentro con ellas muchas veces en el portal y no paran de agradecérmelo. ¿Hay satisfacción mayor que poder hacer feliz a otro? Y gratis!

Desde entonces mi ropa está en orden, mi cabeza también porque es mucho más fácil verlo todo como conjunto por las mañanas y que siempre que compro algo nuevo deshecho algo viejo. Igual que entra sale. Y lo voy poniendo todo en una bolsa que les daré a mis vecinas, o a Cáritas, cuando llegue el momento.

Si estás triste dédicale un tiempo a tu armario, conseguirás distraer la atención y el orden físico afecta a nuestro orden mental. Date cuenta de todas las cosas que tienes, que seguro que son muchas e intenta hacer feliz a otros que tienen menos. Estoy segura de que hay mucho de de dónde rascar. Y si ya te lees el libro podrás hacer no solo esto que os he contado, sino muchas otras cosas más.

ordena tu armario si te sientes triste

la magia del orden

botines negros zara

 

 

ondas californianasZara Total Look

Besitos

Erika

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *