My Brunch

Hace tiempo que tenía ganas de inagurar una nueva sección en el blog porque siempre que pongo fotos de mis platos en Instagram me preguntan por las recetas, y como es un espacio muy complicado para compartir he decidido hablaros de mi comida también en el blog. Mi blog no es solo un blog de moda, sino un espacio en el que compartir mis cosas y la comida y la cocina son otras de mis pasiones, así que espero poder dejaros una receta cada semana.
Esta vez empiezo con mi versión light de los Huevos Benedictinos. La salsa holandesa es puro engorde y como yo ya estoy en plena operación bikini, prefiero renunciar a ciertas cosas (solo a ciertas!). Levantarse un domingo después de salir de marcha y tener ganas de comer grasa y huevos fritos es un hecho, pero podemos compensarlo con una versión un poquito más sana. Yo hice unos poched eggs (o huevos pasados por agua) con tomates secos y aguacate. Así consigo comer huevos sin freír, grasas no saturadas con el nombre de aguacate y el delicioso sabor (y sano) de los tomates secos.
Seguro que muchos no habéis hecho los huevos así nunca, os cuento: poned agua a hervir y cuando empiecen a salir burbujitas bajad el fuego (no tiene que estar hirviendo cuando vayáis a echar los huevos). Ponded al agua un chorrito de vinagre (no de módena, sino de vino blanco), removedla con una cuchara haciendo círculos y echad los huevos (que previamente habréis puesto en una tacita para que no se rompan). Y después de unos 3 o 4 minutos tendréis un huevo perfecto con una deliciosa yema para mojar. En la tostada podéis poner lo que más os guste y os aseguro que el bacon es un amigo increíble, pero lo dicho, que en la operación bikini hay que renunciar a algunas cosas.

Espero que os guste mi nueva sección

Besitos
Erika

5 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *