Lentes Intraoculares de ICL

icl

El jueves pasado estuve en una charla conociendo las lentes intraoculares de ICL. Reconozco que nunca había oído hablar de este sistema y me parece realmente interesante compartir con vosotros lo que he aprendido.

La verdad es que yo hasta ahora no me he planteado operarme la vista, tengo poca graduación y sobre todo utilizo las gafas para trabajar y leer. Pero se que en algún momento, en el futuro, querré hacerlo, sobre todo por comodidad. Por eso me encantó que me invitaran a esta sesión.

Para quien, como yo, nunca haya oído hablar de este tipo de cirujía ocular, pero si de la cirujía laser (que es la más común) prefiero contaros de este tratamiento y las diferencias con el conocido laser, porque a mi es lo que más me llamó la atención.

Esta pequeña operación consiste en introducir una lente dentro de tu ojo, con tu graduación, claro. Para ello, se hace una microincisión para colocarla en el espacio entre el iris y el cristalino. La incisión es muy pequeña, solo en un lateral. A diferencia del laser, donde prácticamente te abren el ojo entero.

ventajas ICL

Las lentes son reversibles, es decir, que si la graduación te subiera o no estás contento con el resultado, te la quitan sin más. Además, respetan el tejido natural del ojo, porque no modifican la córnea, ni la tocan. El laser, por el contrario, modifica la forma de la cornea para corregir las diotrías.

En la sesión además de un doctor y expertos de ICL, una paciente que se había operado cuatro años atrás y que nos contó su experiencia. Fue muy especial ver como se emocionaba al contarnos las limitaciones que tenía antes de la operación, de la dependencia, de un pequeño accidente que tuvo buceando cuando, de repente, perdió una de sus lentillas. Y de como ahora tenía libertad por primera vez en su vida adulta.

Otro de los puntos positivos de las lentes ICL es que no causan el síndrome del ojo seco, que es uno de los problemas que suelen tener quiénes se operan con láser. Tampoco produce problemas con la visión nocturna. Una de las asistentes también se había sometida a operación con láser años atrás y nos contó que no podía vivir sin las lágrimas artificiales tras la operación.

operacion lentes ICL

La verdad es que fue una sesión llena de sorpresas y emociones, tanto por la experiencia en primera persona de la paciente, como de los vídeos de las experiencias de otros que también nos enseñaron.

Repito, yo en este momento no estoy pensando en este tipo de crujía, pero estoy segura de que muchos que estáis ahora mismo leyendo lo tenéis en mente y espero que mi experiencia os haya resultado útil.

bloggers barcelona experiencia lentes ICL

Besitos

Erika

4 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *