Cómo sobrevivir a más de 12 horas fuera de casa

 

Cómo sobrevivir a más de 12 horas fuera de casa

Yo salgo de mi casa todos los días a las 8 de la mañana y vuelvo a las 10 de la noche, durante ese tiempo tengo dos horas de viaje a la oficina (en bus), ocho horas sentada frente a una pantalla y al final del día un poco de gimnasio.

Seguro que muchas os estáis sintiendo identificadas con mi vida, igual no vais al gimnasio y tenéis que recoger a vuestros niños en el cole y llevarles a las actividades extra-escolares. Hace poco hablaba con un papá de tres niños que me dijo: ” yo después de trabajar soy chofer”. No es mi caso, pero es verdad que llego a casa agotada y algunas cosas que hacen que no muera en mitad de la jornada.

1. No salgo de casa sin mi teléfono y los cascos. La música es mi gran compañera de viaje. Por eso estos auriculares inalámbricos de Sudio Sweden me han cambiado la vida (Tenéis un 15% de descuento en su web con el código Madrid15″). Odio el típico tirón por ir cargada que acaba con mi teléfono en el suelo. Ahora el teléfono no se mueve del bolso y la calidad del sonido es alucinante. Tengo varias amigas a las que el movil les ha salido volando sobre la máquina de correr. ¿Alguna se siente identificada en la sala? Seguro que si.

2. Una batería portátil y el cargador. Vale si, seguimos con tema telefónico, pero no podemos vivir, verdad?

3. Fruta de temporada y frutos secos. Desayuno a eso de las 7:30 y muy bien eh (ya sabéis), pero a las 11 es inevitable tener hambre. Las máquinas de vending son el demonio vestido de colores llamativos y prefiero comerme dos mandarinas y un yogur que morir de remordimiento el resto del día. Los frutos secos me los tomo justo antes de entrar al gimnasio, un puñadito pequeño, no como si fueran las últimas nueces sobre la faz de la tierra.

4. Calzado cómodo, las de las jornadas maratonianas fuera de casa  saben de lo que hablo, de hecho la semana pasada cometí un error de principante estrenando unos zapatos de tacón. Muy monos y muy cómodos si, pero a las 8 de la mañana, porque a las 18h cuando salí de la oficina estaba coja perdida. Encima ese día tenía ballet y no llevaba las zapatillas de deporte en la bolsa. Lo normal es que en la bolsa de deporte tenga las bambas que ICE (In case of Emergency) me sacan del apuro.

A veces es al contrario, llevo una zapatilla cómoda (como en las fotos) y un zapatito mono de tacón porque al final del día tengo una cena o algún evento. En un plis plas cambio de look total. Para esto las que os movéis en coche tenéis un poquito de ventaja.

5. Iluminador y colorete: algunos días llevo el pack entero de maquillaje y otros solo con estos dos elementos y el pintalabios tiro el día entero. Con estos tres básicos tu cara vuelve a lucir 12 horas después de maquillarte. Un minuto y perfecta de nuevo.

6. ¡El cepillo de dientes! Cuando vengo a la oficina no hace falta porque ya tengo aquí, pero cuando la jornada es fuera no me olvido de el. No hay nada más desagradable que querer lavarte los dientes y no tener con qué.

¿Y EN VUESTRAS LISTAS DE IMPRESCINDIBLES QUE HAY?

(Por cierto, las faldas de tablas y las midi son super tendencia para primavera, os dejo unas opciones al final)

cascos inalámbricos de Sudio Sweden

 

 

 

plated skirt

 

 

 

cascos inalámbricos

 

look bomber negra

Falda/Skirt: Top Shop; Weater: Primark

Besitos

Erika

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *