El color turquesa de Tailandia

El color turquesa me inspira, me relaja, me atrae y me calma. El turquesa del mar que se mezcla con el cielo en las islas del sur de Tailandia. La humedad que se pega a la piel, el sol que no da tregua ni  bajo las palmeres, las ganas infinitas de beber batidos de frutas y el olor a Pad Thai en cada rincón.

La amabilidad de los lugareños y sus sonrisa infinita, las tardes en moto perdidas en el centro de la isla buscando templos antiguos, las camas desde las que se oye el mar y las luchas eternas con los mosquitos.

Levantarte temprano porque la prisa no existe, desayunar con los pies en el agua de cualquier piscina, las flores de colores que se caen de los árboles y forman una alfombra para los turistas que, encantados, las recogen y utilizan de complemento sobre sus melenas.

Recorrer las islas en Ferry y descubrir playas paradisíacas en lanchas de madera a motor, los columpios en la playa en los que sentarse a escuchar las olas que rompen despacio sobre la arena blanca. Los masajes tailandeses que te descontrascturan cada músculo del cuerpo y las manicuras diarias solo porque si, porque tienes tiempo para perder.

Beber copas gigantes en cubitos de hacer castillos mientras bailas canciones conocidas y ver espectáculos de fuego al atardecer. Conocer a muchos desconocidos y que diez minutos después sean tus mejores amigos.

Porque Tailandia no solo es uno de los destinos más turísticos del verano, también es el descubrimiento imprescindible en cada agenda de viajes. Porque es fácil, cómodo, barato y divertido. Porque dejé un trocito de mi corazón perdido en algún hotel en primera linea de playa y porque estoy segura de que volveré para recuperarlo.
hotel playa koh phangan koh phangan 10blogger lifestyle barcelona 13 98 blogger moda barcelona 6 5 4 31

Besitos

Erika

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *