Adelgaza con un método realmente efectivo

adelgaza con lev

Voy a contaros cómo ha sido la primera dieta que realmente he seguido en mi vida. Y hablo de hacerlo de verdad, no de pasarme tres días comiendo pollo a la plancha y canónigos. Hoy te voy a contar cómo se adelgaza con un método realmente efectivo.

Empezaré diciendo que el verano había sido realmente potente, vacaciones intensas, comidas explosivas y me sentía muy hinchada. Más que nunca. Lo sé, no estoy gorda, no necesito quitarme 10 kgs, pero si volver a sentirme a gusto con mi cuerpo. Además, mis pantalones empezaban a pedir un rescate urgente. Grasa es lo que me sobraba.

Empecé mi dieta con LEV hace poco más de un mes. Es un sistema de sustitución de comidas combinado, en su primera fase, con verduras y suplementos.

El método consiste en hacer al cuerpo entrar en estado de cetosis. ¿Y esto qué es? La energía, el motor que nos mueve, proviene de los hidratos de carbono y azúcares, que al entrar en nuestro cuerpo se transforman en energía. Cuando dejamos de tomarlos nuestro cuerpo empieza a tirar de las reservas, ¿y que son esas reservas? Las grasas acumuladas que tan poco nos gustan.

La primera fase de LEV dura 10 días, durante los cuales hacía cinco comidas LEV al día y, tanto en comida como en cena, combinados con verdura. Y aquí viene lo mejor de todo, los productos LEV están riquísimos. Yo he probado prácticamente todo: pizzas, pasta, batidos, galletas, muffins, fuet, pan alemán y hasta chocolate… una dieta muy variada, rica y, os lo aseguro, realmente fácil. ¿Qué hay detrás de esto? Proteínas, claro, que combinadas con verduras aportan los nutrientes necesarios para nuestro día.

Los dos-tres primeros días son los más “difíciles”. Es cuando tu cuerpo entra en cetosis y se suele pasar un poquito de hambre, te estas acostumbrando al cambio. Superados esos días todo es realmente sencillo.

En la segunda fase, los siguientes diez días, incorporas carne o pescado en una de tus comidas. Siempre junto a la verdura. Serán en los últimos diez días, cuando entre la fruta y lácteos a tu dieta, en ese punto llevarás 20 días sin ingerir dulces ni fruta. Pero no importa porque tienes una rica tableta de chocolate, sin azúcar, a la que puedes recurrir en caso de emergencia.

Voy a contaros mi rutina diaria, esa a la que me he acostumbrado durante el último mes. Mis mañana empiezan con un rico crepe acompañado de un té. A media mañana normalmente tomo un barquillo de chocolate o un muffin. En la comida verdura y fuet, o verdura y nachos con guacamole, también verdura y pasta (pero ojo pasta LEV). A media tarde, mis preferidas, las Oreo que no engordan. ¡Ese es el nombre que yo les he puesto! Y para cenar una tortilla con ensalada. ¿Verdad que suena bien? Pues sabe mejor.

Y atención a los resultados: he perdido casi un 5% de grasa, que traducido a kilos (en mi caso) no es demasiado, tres aproximadamente. Pero es que yo no necesitaba perder kilos, sino hacer desaparecer la grasa acumulada que, principalmente estaba en mi barriguita y muslos. Y aquí viene el dato más impactante de todos, he perdido dos tallas de pantalón. ¡DOS TALLAS!

Me compré los tejanos que llevo en la foto hace un mes, una talla 40. Me ajustaban a la cintura. El sábado pasado me compré unos, de la misma tienda, en la talla 36. No me lo puedo creer. Os aseguro que esto es tan cierto como que me llamo Erika, vivo en Barcelona y estudié psicología en la Universidad Autónoma de Madrid.

Y dirás, pero si apenas has perdido kilos. Lo sé, pero es que ha desaparecido es la grasa. Y ese era mi objetivo.

Ahora estoy en la cuarta fase, la de mantenimiento. Y os diré que para mí lo mejor de todo es haberme acostumbrado a una rutina saludable y a eliminar los azúcares e hidratos. No los necesito aunque si tengo que ser sincera, los últimos días he pecado un poquito, pero porque he estado de vacaciones. Ha sido volver a casa y reincorporarme a mi nueva forma de comer.

He eliminado la leche de vaca y tomo de soja o almendra, y si no hay más remedio la tomo desnatada (estoy mucho tiempo fuera de casa). He sustituido el pan tradicional por el de centeno y no tomo fruta más tarde de media mañana. Porque ahora se que todos esos azucares e hidratos tienen que quemarse y mejor que sea durante la primera parte del día porque tenemos más tiempo para hacerlo.

Me siento bien, ligera, llena de energía y sobre todo con la satisfacción de saber que puedo hacerlo. Que he podido y que lo he conseguido. Me gusta mucho comer, lo reconozco, pero ahora lo veo todo desde otra perspectiva, quiero mantenerme como estoy y voy a luchar (y ganar, conmigo misma) por conseguirlo.

dieta lev

como quitarse la tripa Yo n tenía esta tripa plana hace un mes ><

¿TE APUNTAS?

Besitos

Erika

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *