El vestido setentero

DR4B2705

de hoy es uno de mis últimos flechazos, y dude mucho si me lo quedaba o no! Lo compré hace unas semanas, y estuvo metido en la bolsa otras tantas. Lo sacaba de vez en cuando, me lo probaba. No lo veía claro.

El largo se me hacía raro, el midi siempre me genera la misma duda. Porque yo soy mucho de enseñar pierna. Y después las flores, demasiadas? Otra vez a la bolsa.
Y así pasaron los días, hasta que una mañana el espíritu de los setenta se apoderó de mí y por fin me decidí. Y ese día brillé. Lo notaba y me lo decían. Me sentía radiante. Es la capacidad que tienen algunas prendas para generar emociones. No os pasa a veces?
Seguro que tenéis un color que es el vuestro, una joya con la que os sentís más especiales, un zapato con el que sois la mujer más atractiva del mundo. Y si no lo tienes buscadlo. Pero no en las tiendas, en vuestro armario. Porque las prendas hay que sentirlas, hacerlas nuestras y transmitir cosas con ellas. Cosas buenas.
Y después me lo contáis.

DR4B2738

DR4B2723

 

DR4B2760

DR4B2716Botas/Boots: Clarks; Vestido/Dress: Zara; Bolso/Bag: Coach

Besitos

Erika

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *